Candidatos al Congreso, Parlamento Andino y a la Presidencia por SOLIDARIDAD NACIONAL

Nació en Huaraz y disfrutó de la belleza de sus nevados. El destino, la familia y sus inquietudes lo trajeron a Lima, aún adolescente. Aquí estudió, se fogueó, se preparó en el camino y encontró su rumbo. Abogado, con estudios de sociología y una maestría que le cambió la vida, Jorge Minaya aspira llegar al Congreso de la República, en la lista de Solidaridad Nacional, con el número 24.
No hay duda alguna de que la gastronomía peruana ha logrado unificar el criterio de los peruanos de manera masiva y a su vez ha ejercido un impulso reparador para los alicaídos ánimos de muchos de nuestros compatriotas que, acostumbrados a las postergaciones y segundos lugares, habíamos olvidado saborear el triunfo en el podio de los vencedores.

Nuestra gastronomía y sus maravillas nos están devolviendo el gusto por lo bueno, por competir de igual a igual en las grandes ligas. Nos invita también a generar conversaciones empáticas que nos llevan a coincidir en muchos aspectos con nuestros compatriotas.

La gastronomía, su historia, las manifestaciones culturales que lleva adheridas y la riqueza de la biodiversidad que la alimenta, son los temas que están en las agendas de los políticos de estos tiempos.

Y Jorge Minaya, no es la excepción. Pude traducir en sus palabras, la convicción de que el Perú tiene que convertirse en una potencia turística mundial. Vivir del turismo, como una actividad generadora de empleos, mejor aún si se sabe que es una industria sin chimeneas.

“Al igual que en las grandes ciudades como Paris, Tokio o en países como España, China, México, el turismo peruano debería estar correctamente administrado, tener una partida propia que le permita crecer y sostenerse en el tiempo”…

EN LA CASA PATERNA

“Vengo de una familia bien estructurada: papá, mamá y mis hermanos; yo soy el menor de cuatro”, son los primeros recuerdos que vienen a su mente y que transmite a través de esa voz privilegiada, que ya ha expuesto a través de la radio y la televisión. Desde que nació, hasta que culminó la secundaria, Jorge vivió en Huaraz, donde sus primeras preferencias culinarias estaban marcadas por la llunca de gallina y el cuy en todas sus formas.

“Sin duda, el cuy es el mejor plato de la sierra, es el mejor logrado y más completo, por su sabor, por la carne y por sus beneficios nutricionales. El cuy es un plato exportable”. A diferencia de otros niños, Jorge disfrutaba mucho de los platos picantes; recuerda con cariño las papas con aderezo y los asados que preparaba su padre en grandes cantidades y en ocasiones especiales.

“Viene a mi mente un episodio de mi vida, en el que el perro de casa cumplía años… Tomé el almuerzo de la familia e invité a todos los perros del barrio, que eran casi 10 y les serví todo, dejando vacía la cocina de mi madre. El banquete que ofrecí, supuso obviamente un castigo”… Travesuras de niño, que se nos hace difícil encarnar en la figura que actualmente proyecta Jorge Minaya.

Aunque algún tiempo después dejó Huaraz y con ello muchas de sus costumbres culinarias, siempre que puede visita algún restaurante regional para recordar las bondades de un buen picante de cuy.

HOMBRE DE MEDIOS

Con casi 17 años llega a Lima para seguir con su preparación académica. Estudia sociología, pero deja la carrera en el octavo ciclo, para iniciar sus estudios de Derecho. Se gradúa de abogado, pero por esos quiebres que ofrece la vida, se le presentan oportunidades en la radio y televisión de Huaraz, donde como locutor y presentador de programas de análisis político, comienza a ejercer el periodismo como actividad alternativa, dejándose endulzar por la miel que destila esta profesión.

“Con el periodismo he recibido más satisfacciones que con mis otras especialidades. Las oportunidades que he tenido se las debo a mi ejercicio en el medio”. En Lima, trabajó también en la radio y canal del Estado. De allí fue absorbido para ejercer la consultoría en comunicaciones en el aparato estatal. Viajó mucho, conoció otras realidades, se especializó y con ello adquirió la experiencia para decidir su filiación partidaria.

“Es la primera vez que participo en política de manera directa”. Sin dudas le pregunto: ¿Y por qué el Congreso, qué le atrajo? “No sé cómo se interprete mi respuesta, pero nuestro Congreso debe tener hombres y mujeres preparados en lo académico y formados dentro de la moralidad. Es la hora de quienes deseamos aportar al Perú, devolviéndole lo que su historia y cultura milenaria nos ha legado y haciendo de este, un país sólido, en todos su aspectos”.

“Una vez estando en Londres, leí en El Economist, un artículo que decía algo así como: El Inca ya despertó, y se refería al Perú, a su economía emergente, a su estabilidad, pero sobre todo a sus proyecciones, y sentí mucho orgullo”.

Jorge Minaya, en sus viajes por Asia y el Viejo Mundo, tuvo la oportunidad de estudiar una Maestría Internacional en Cultura, Sociedad y Economía China. A partir de ese momento, ya como consultor político y consultor en temas asiáticos, viajó por 60 países y colaboró en medios trascendentales como China Hoy, Le Monde Diplomatique, Global Asia, donde hasta el momento continúa escribiendo.

IMPORTANTE INFLUENCIA CHINA

No sé si es porque está ligado a temas asiáticos, pero Jorge asegura que entre toda la influencia que recoge nuestra gastronomía, la china es la que tiene más presencia, superando a la española y negra. “Muchas veces en reuniones en China, he visto platos que por su forma y apariencia, me hacían recordar a los nuestros, pero al probarlos, sentía la necesidad del ají y de ese gusto en el aderezo que hace que nuestra cocina marque la diferencia”.

“El lomo saltado, que es uno de los platos que más disfruto, tiene su par en la cocina china, sin embargo, el sabor es diferente. El ají y las hierbas que usamos son únicos. No concibo la cocina peruana sin ají, no tiene que picar para hacerse notar. Los chinos culíes que llegaron al Perú hicieron sentir su influencia en técnicas, sabores y productos que trajeron, y yo lo comprobé las veces que estuve allí. La estructura de muchos de sus platos me hacía recordar a los nuestros”.

Jorge Minaya es un convencido de que el Perú es exportable en todas sus manifestaciones culturales. Habla con emoción y convicción de la grandeza de nuestra cocina, de Caral y su milenaria civilización, del Manu y su fauna y flora indescriptibles, de Kuelap, Chavín… y eso me invita a hacerle la pregunta de rigor: ¿Cuál es su principal propuesta, la bandera con la que aspira llegar al Congreso? Crear el Ministerio de Turismo, lo dice sin medias tintas y aclarando, que aunque el Comercio Exterior es fundamental para el país, el turismo, no debe estar por allí relegado como “la hermana fea de la casa”.

“El peruano comienza a mirar con optimismo lo que se viene, no podemos negar que la gastronomía ha elevado significativamente nuestra autoestima. Es importante que se creen polos de desarrollo a partir del turismo; muchas ciudades importantes lo hacen, viven de él y no tienen la mitad de lo que nosotros tenemos. Trabajemos para crear cordones turísticos y fondos que los potencien. Podríamos empezar por Caral, la primera civilización del mundo, Sipán, Sechín, Chavín y cubrir el norte a través de un cordón que integre historia, costumbres, gastronomía, hotelería”.

Él es Jorge Minaya, nuestro primer invitado a la mesa, que con el número 24 por Lima, en la lista de Solidaridad Nacional, aspira llegar al Congreso de la República. Abogado, comunicador, con un libro por publicar dentro de unas semanas: El Nuevo Expreso del Oriente, 7 ensayos sobre la China emergente. Un amante del Perú y sus manifestaciones históricas y culturales, un convencido de que en el turismo tenemos una fuente inagotable de empleo, reafirmación patriótica y revaloración de nuestras raíces.

Fuente: Generación

Mas sobre:


Ingresar Un Nuevo Comentario

You must be logged in to post a comment.